Cómo cuidar un bonsái: conceptos básicos

El milenario arte de cultivar bonsáis es una de las más bellas tradiciones de origen oriental. Hoy resulta muy fácil hacerse con uno de esos preciosos árboles en miniatura. Pero saber cuidarlos no resulta tan sencillo.

En este artículo descubrirás las nociones básicas sobre cómo cuidar un bonsái para que viva muchos años y luzca precioso. En realidad, no es algo tan complicado como parece. Los puntos más importantes se reducen a tres: el riego, el abonado y el trasplante. Cuando manejemos estas tres técnicas, podremos pasar a cuestiones más avanzadas, como la poda y cambiar la forma de las ramas.

Cómo cuidar un bonsái: lo primero es el riego

Con los bonsáis ocurre lo mismo que con el resto de plantas: saber regarlos bien es lo más importante. Y no es fácil poder resumir brevemente cómo regar un bonsái. Porque todo depende de una serie de factores.

El primero y más importante es el tipo de árbol. Recordemos que puede haber bonsáis de muchos árboles distintos. Podemos tener arces, hayas, olmos, cerezos, ficus… El tamaño del árbol, la bandeja que utilicemos y el lugar en el que lo coloquemos también influyen en el riego.

cómo cuidar un bonsái

Por eso, lo primero que debemos hacer es informarnos bien cuando lo compremos en la tienda. Déjate orientar por los profesionales que trabajan allí. Ellos elegirán el árbol más adecuado para ti y te dirán cuáles son sus necesidades básicas.

A pesar de que hay que analizar cada bonsái de forma independiente, hay una serie de trucos para saber cuándo necesitan agua. El primero es fijarse en la tierra. Si está demasiado seca es el indicativo más claro de que debemos regarlo. La siguiente duda suele ser cómo regarlo.

En general, cuando regamos un bonsái debemos hacerlo poco a poco pero de forma abundante. Es decir, no sirve con echarles un vaso de agua en la tierra. Resulta mucho mejor si dejamos que la tierra se empape bien, y no hay que olvidar mojarle también las hojas.

Utilizar una regadera facilita la tarea. Pero podemos meter nuestro bonsái en la ducha y regarlo ahí de forma generosa, dejándolo escurrir ahí durante un buen rato antes de devolverlo a su sitio habitual.

Y cuidado: la cantidad de agua debe ser abundante, pero el chorro debe ser suave. Los bonsáis y su tierra son muy delicados. Debemos tener cuidado de que el agua no agreda al árbol, no golpee las ramas con fuerza ni arrastre la tierra. ¿El truco definitivo? El árbol debe tener la sensación de que le está cayendo encima una lluvia suave.

Cómo cuidar un bonsái: cuida su tierra

como cuidar un bonsai

Los bonsáis, como el resto de plantas, obtienen los nutrientes que necesitan para sobrevivir de la tierra de sus macetas. Como las macetas de los bonsáis suelen ser pequeñas para que el árbol no crezca, tenemos que prestarle especial atención y renovarla de vez en cuando.

El abonado de la tierra se suele realizar entre la primavera y el otoño, las estaciones con clima más templado, especialmente en los bonsáis que viven en el exterior. De nuevo, el mejor truco es comprar el abono en una tienda especializada donde nos podrán aconsejar el mejor tipo de abono para nuestro árbol.

como cuidar un bonsai

Una vez elegido el abono, utilizarlo es mucho más sencillo de lo que parece. Solo tenemos que colocar el abono sobre la tierra del árbol y “sujetarlo”con unas pequeñas cestas puestas boca abajo. Servirán para que al regarlo el agua no arrastre el abono nuevo y vaya penetrando en la tierra poco a poco.

Cómo cuidar un bonsái: hora de trasplantarlo

Los bonsáis necesitan ser trasplantados cada cierto tiempo porque sus raíces pueden crecer mucho y dejar sin sitio en la maceta a la tierra. Pero no es algo que debamos hacer a menudo. Bastará con trasplantar a nuestro bonsái una vez cada 3 años de media, aunque en algunos casos podemos esperar bastante más.

El trasplante es el cuidado más delicado que tendremos que darle a nuestro bonsái. Es una tarea algo compleja, a la que deberemos dedicar tiempo y que requiere de algunas herramientas, como un palillo y unas tijeras.

Si sacamos el bonsái de su maceta y vemos que por debajo está lleno de raíces es que hay que trasplantarlo. Tendremos que quitarle la tierra vieja con la ayuda de un palillo especial para bonsáis. Y después debemos cortar las raíces que hayan crecido demasiado.

También vamos a necesitar alambres para anclar el árbol a su maceta y mantenerlo en su sitio. Lo más importante según los expertos es trasplantar los bonsáis antes de que comience la primavera, la estación del año en la que crecen las plantas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable ZURIGUEL VENTURES, S.L.
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Destinatarios Tu consentimiento.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puede consultar la información detallada en https://queinteresante.es/aviso-legal/.